Ser padre gay

Efectivamente ser padre gay hoy en día en según que países es un reto. En España pleno siglo XXI, existen dos posibilidades verdaderamente resolutivas. De una parte, se puede ser padre gay a través de la adopción, y de otra a través de la maternidad subrogada.

Ambas opciones son aconsejables, aunque la primera difiera de la segunda en tanto que en una adopción se puede ser padre de intención, pero no biológico, mientras que en la segunda, con una maternidad subrogada si; el hijo puede tener relación genética directa con el padre.

¿Puedo ser padre gay en España ?

Si soy gay y español y deseo bien solo o con mi pareja masculina ser padres habremos de adoptar en países donde se nos permita, o recurrir a un proceso de gestación o maternidad subrogada fuera de EspañaEn España esta técnica de reproducción asistida no está permitida, pero existe la opción de tener a nuestro hijo en diferentes países donde sí lo está y traerlo posteriormente aquí.

Actualmente las opciones para ser padre gay de un hijo a través de la maternidad subrogada son un poco más limitadas que cuando se trata de parejas heterosexuales. Hay países como es el caso de Ucrania, que solo aceptan como «clientes» a matrimonios heterosexuales. La madre de intención ha de demostrar a través de certificado médico su incapacidad para gestar o directamente su esterilidad, y el padre de intención ha de aportar necesariamente su carga genética.

En Rusia ocurría lo mismo hasta hace poco. En la actualidad en Rusia están aceptando algunos casos de personas solteras, pero no se contempla la posibilidad de parejas homosexuales, solteras o casadas. Un hombre soltero, sin especificar su condición sexual, tiene ligeras posibilidades de ser aceptado como futuro padre.

Estados Unidos y Canadá, los países más seguros si quiero ser padre gay

Así eshay países que aunque más lejanos geográficamente, nos ofrecen esta posibilidad. En algunos estados de EE.UU se practica esta técnica de reproducción asistida sin aplicar las restricciones de condición sexual o situación civil. En California y Arkansas aceptan futuros padres ya sean solteros o parejas homosexuales. En Utah, Illinois y Florida solo a matrimonios ya sean heterosexuales u homosexuales.

En Canadá todavía es más permisiva la ley y aceptan parejas heteros o no, y solteros del mismo sexo o no, por lo que resulta un país de destino para ser padre gay

En ambos casos son países donde se puede encontrar un hueco para el supuesto de que yo quiero ser padre y soy gay. Solo un inconveniente salvable: el proceso de gestación subrogada es bastante más caro. Pero hay que valorar que si en otros destinos más cercanos como Ucrania, Rusia, Georgia, o incluso Grecia, no tenemos posibilidades por nuestra condición sexual, Estados Unidos o Canadá son una alternativa segura.

Ambos países tienen una legislación clara al respecto y sobre todo, y muy importante: los bebés regresan a España con una sentencia de filiación que los registra como hijos biológicos de sus padres. Así pues llegan aquí con pasaporte español y los apellidos de su progenitor. Todos los documentos en orden y a su llegada ya están inscritos en el registro civil de España.

En cuanto al precio de la gestación subrogada en EE.UU. se debe tener en cuenta que son varios los aspectos que influyen por lo que el coste puede ser muy variable dependiendo de cada situación y Estado. En cualquier caso, el precio suele rondar los 100.000-150.000€. En Canadá el mismo proceso puede costar alrededor, y teniendo en cuenta también las múltiples variables, entre 100.000-110.000€.

Si quiero ser padre gay, ¿quien será la madre?

Como en todo proceso de gestación subrogada, en el apartado madre, intervienen dos mujeres: de una parte la donante de óvulos, y de otra parte, la gestante.

Hay ocasiones en casos de parejas heterosexuales, en los que la madre de intención no puede gestar por diversos motivos médicos o biológicos, pero sus óvulos sí que son útiles; en estos casos se emplean los óvulos de la madre intencional para que sean engendrados por los espermatozoides de su pareja y padre intencional.

En otros casos la madre intencional no puede donar sus óvulos para generar el blastocito y futuro embrión, y es cuando entra en escena la donante de óvulos que aportará su material genético para crear el embrión que se implantará en el útero de la gestante.

Naturalmente en el caso un un hombre solo o emparejado con otro, siempre se acudirá a una donante de óvulos que será elegida entre la clínica y el propio interesado. Posteriormente la gestante, y tras una fecundación In vitro, será quien desarrolle el embarazo hasta su fin.

Tanto en Estados Unidos como en Canadá, las gestantes pasan por pruebas y revisiones médicas de idoneidad, y se les requiere para ser futuras gestantes, haber pasado por una maternidad propia como mínimo.