Guía básica sobre gestación por substitución

La gestación por substitución, es una Técnica de Reproducción Asistida Humana (TRA) reconocida por la OMS, mediante la cual, a través de un acuerdo o contrato, una mujer ayuda voluntariamente y libremente a tener un hijo a parejas que no pueden. Ponen a  disposición su capacidad de gestar y de dar a luz a un bebé que no tendrá ningún vínculo genético con ella. Supone la mejor alternativa para acceder a la paternidad/maternidad para aquellas personas y parejas que ya han agotado toda opción.

Cosas que debes saber sobre la gestación por substitución

¿La gestación por subsitución se practica en España?

Aunque este tipo de técnica de reproducción sea reconocida, no está permitida en España. No obstante, los españoles pueden ser padres por gestación por substitución si acuden a un país de  destino donde esta técnica sea legal y esté regulada. 

¿Los bebés pueden inscribirse en el Registro Civil español?

Sí. La determinación de la filiación e inscripción del menor en España se puede hacer a través de dos trámites, por sentencia judicial o por adopción.

  1. La filiación directa por sentencia judicial (Estados Unidos y Canadá): se obtiene una sentencia judicial que reconoce a los padres intencionales como los padres legales del menor. Para el momento del nacimiento del bebé, ya están todos los papeles organizados para poder regresar al país de origen inmediatamente.
  2. La filiación por adopción (Ucrania,  Georgia o Rusia): cuando no se puede obtener una sentencia judicial en el país de nacimiento del bebé, en España el padre pasará por un juicio de filiación y la madre intencional por un proceso de adopción.

¿En que países se practica la gestación por substitución?

Los países más recomendables a los que acudir son Estados Unidos, Canadá, Ucrania, Rusia, Grecia y Georgia.

¿Todos los países ofrecen garantías?

Países por ejemplo como UCRANIA son igual de fiables y con seguridad jurídica que en EEUU. Las clínicas donde se realizan los procesos de gestación por substitución o maternidad subrogada son también de primer nivel, pero con precios mucho más económicos. En el caso de Rusia y Ucrania los costes médicos son más parecidos a los costes médicos en España. 

Ucrania, Georgia y Rusia tienen la ventaja que ofrecen programas a precio cerrado que incluyen la mayoría de las posibles contingencias, con lo cual no hay gastos extras. En EEUU no existe un precio cerrado y tampoco existe seguridad social, con lo cual todos los gastos médicos que puedan producirse corren a cuenta de los futuros padres, pudiendo dispararse al final el coste del proceso.

¿Puerdo gestionar yo mismo un proceso de gestación por substitución?

NO. Un proceso de GS es complejo porque se mezclan legislaciones diferentes de dos países, con sus normativas y su singular burocracia. Además de ser un proceso médico y clínico que requiere, tras el nacimiento, una estancia más o menos larga en países desconocidos, con otro idioma y otras costumbres.

Lo mejor es contratar asesoramiento y asistencia letrada a un gabinete especializado y con experiencia en este tipo de procesos, porque se requiere de un profundo conocimiento de la legalidad de estos países, y que se ocupe de la gestión y la mediación con las autoridades. 

Gestación subrogada. Agencias sí o no?

¿Es mejor contratar las agencias directamente en el país de destino porque así te ahorras intermediarios?

NO. Algunos padres, pensando que ahorran dinero, acuden directamente a una agencia en un país extranjero. Pero olvidan que la agencia muchas veces solo se va a ocupar del proceso médico y la estancia, y no de la parte legal llegados a España.

¿Cuánto tiempo suele durar el proceso de gestación por substitución?

Un proceso de gestación por substitución suele durar entre 12 y 18 meses partiendo de la firma de los contratos iniciales. A partir de ahí todo dependerá del tiempo que necesitemos para lograr embarazo y de que éste llegue hasta el final. Una vez el bebé haya nacido el tiempo de estancia es relativo, pero no suele ser menos de  las 12 semanas.

La madre gestante: ¿Está vinculada genéticamente con el bebé?

No. Para que una candidata sea seleccionada para madre gestante, debe pasar por  exámenes médicos sobre su estado de salud (psíquico y somático), análisis sobre antecedentes de posibles enfermedades de transmisión congénita. También se someten a diferentes pruebas para comprobar su estabilidad emocional, y su preparación y comprensión de la misión en el programa en el cual van a participar. Todas están asesoradas legalmente y se les ha evaluado su situación socioeconòmica, para evitar situaciones de exclusión social o de especial vulnerabilidad.

Las madres subrogadas o gestantes no tienen ningún tipo de vínculo genético con el futuro bebé. El caso más normal en el proceso de gestación subrogada es que el óvulo fecundado mediante in vitro sea de la madre intencional o de una donante, y el embrión transferido sea el resultado de la unión de ese óvulo con el esperma del padre biológico. 

¿Qué relación se establece entre la gestante con los padres intencionales?

Evidentemente una relación surgida a partir del contrato para el desarrollo del proceso de subrogación. Pero luego todo depende de la voluntad de la gestante. A veces se pueden conocer las personas antes de iniciar el proceso, o una vez ha nacido el bebé, dependerá de la relación que se haya establecido entre la gestante y los futuros padres.

¿Qué ocurre cuando la gestante da a luz?

Una vez que la gestante ha finalizado el proceso de gestación por substitución, y ha dado a luz, renunciará con documento oficial a la filiación materna y a todos los derechos y obligaciones que tendría sobre el bebé. Así los padres intencionales pasan a ser sus padres legales. La custodia tanto física como legal del menor se hace inmediatamente después del parto.

¿Problemas?

Como práctica de reproducción asistida, puede ocurrir que no sea posible obtener embriones de calidad para la transferencia, que no se consiga el embarazo en el primer tratamiento y se requieran más intentos o que se decida transferir más de un embrión y se produzca un embarazo múltiple. A nivel médico, los riesgos son exactamente los mismos que en cualquier embarazo normal.